S A L A C I V I L

Auto Supremo: Nº 197 Sucre: 12 de Junio de 2010

Expediente: Nº 05 - 07 - S.

Partes: Richard Enrique Villagra Gómez c/ Jhovana Claudia Muñoz Mamani

Distrito: Oruro.

Ministro Relator: Dr. Ángel Irusta Pérez.


VISTOS: El recurso de casación de fojas 379 y vuelta interpuesto por Jhovana Claudia Muñoz Mamani contra el Auto de Vista Nº 005/2007 de 26 de enero de 2007, cursante a fojas 375 a 376, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el proceso ordinario de divorcio seguido por Richard Enrique Villagra Gómez contra la recurrente, los antecedentes procesales, y;

CONSIDERANDO: Que en fecha 14 de septiembre de 2006 la Juez de Partido Cuarto de Familia, de acuerdo con el Dictamen Fiscal de fojas 329, pronunció la Sentencia Nº 83/2006, de fojas 341 a 343, declarando probadas tanto la acción principal de fojas 7-7 vuelta, así como la reconvencional de fojas 12 a 13, ambas sólo por la causal contenida en el inciso 4) del artículo 130 del Código de Familia é improbadas respecto a las causales 5º y 2º, ambas del artículo 130 del Código de Familia, y en consecuencia disolvió el vínculo matrimonial que unía a los ex - esposos Richard Enrique Villagra Gómez y Jhovana Claudia Muñoz Mamani, por culpa de ambos cónyuges, y por lo mismo determinó sin derecho a ser asistida a la esposa; y en aplicación del artículo 145 del Código de Familia, ratificó la guarda legal de la niña a favor de la madre fijando una asistencia familiar sólo a favor de dicha menor la suma de Bs. 350.- mensual, que debe cubrir su padre; asimismo se dispuso que en previsión del artículo 146 del Código de Familia, se regule las visitas del padre a fin de mantener los lazos filiales de padre é hija, los días sábados y domingos de horas 14:00 a 18:00. Finalmente se dispuso sin lugar a la división y partición por no haber acreditado la existencia de bienes.

Deducida la apelación por la demandada (fojas 354 a 355) y apelación por el demandado (fojas 357), la Sala Civil Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, mediante Auto de Vista Nº 005/2007 de 26 de enero 2007, confirmó la Sentencia apelada de fojas 341 a 343, sin costas por se apelantes ambas partes.

Ante esta decisión judicial, la demandada presentó el recurso de casación de fondo de fojas 379 y vuelta, centrando su análisis en la incorrecta valoración de los medios de prueba, aseverando que a través de su recurso de apelación, pretendía a más de la revocatoria de la Sentencia, la modificación del monto de asistencia familiar de Bs. 350.- fijado sólo a favor de la menor y no a ella; aduciendo además, que no existe norma legal, ni mucho menos jurisprudencia alguna, por el cual tenga que perder el derecho a ser asistida económicamente, más aun cuando en la actualidad estudia, además debe dedicarse única y exclusivamente al cuidado de su hija Damar Villagra Muñoz; asimismo señala de manera general que existe Autos Supremos de la Sala Civil Segunda del mes de mayo de 2005 y Auto Supremo Nº 64 de la Sala Civil de fecha 11 de marzo de 2004, que refieren al respecto.

Puntualiza señalando de manera general que el Auto de Vista recurrido ha vulnerado las siguientes disposiciones legales: 1.- Que se ha vulnerado las reglas de la sana crítica y el prudente arbitrio, debido a que se realizó una correcta valoración de los medios de prueba. 2.- Vulneración del artículo 3 inciso 2) del Código de Procedimiento Civil, por haberse dictado el Auto de Vista fuera del término previsto por ley. 3.- Falta de certeza en el Auto de Vista, por no existir el apellido materno del obligado. 4.- Falta de fundamentación, cita de norma legal y jurisprudencia relativa a su petición a ser beneficiaria a la asistencia familiar, y 5.- Vulneración a su derecho de petición.

Con estos argumentos supra descritos, concluye pidiendo a este Máximo Tribunal, se case el Auto Supremo y se disponga la modificación de la asistencia familiar también a su favor, o incrementar el monto señalado para su hija en la suma de Bs. 800.- de carácter mensual.

CONSIDERANDO: Que, la jurisprudencia sentada por este Tribunal, estableció que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, utilizada para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, pudiendo presentarse como recurso de casación en el fondo, recurso de casación en la forma o en ambos efectos, conforme establece el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil.

Ahora bien, enmarcando el presente análisis a los extremos de la acción extraordinaria planteada, es menester señalar que cuando se interpone el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia estipuladas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, de igual modo, deben cumplirse los requisitos previstos por el artículo 258 del Adjetivo Civil citado, destacándose entre ellos los previstos en el numeral 2), que exige la cita en términos claros, concretos y precisos de la Sentencia o Auto que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas aplicadas falsa o erróneamente y especificar o fundamentar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos, o en parte y fondo como sostiene la recurrente.

Finalmente, considerando la diferenciación que existe entre el recurso de casación en el fondo y el recurso de casación en la forma, el modo de resolución o fallo, también adopta una forma específica y diferenciada, así, cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, lo que se pretende es que el Auto de Vista se case, conforme establecen los artículos 271.4) y 254 del Código de Procedimiento Civil, y cuando se plantea en la forma, la intención es la nulidad de obrados, con o sin reposición, conforme establecen los artículos 271.3 y 275 del mismo cuerpo legal, siendo comunes a ambos recursos las formas de resolución por improcedente o infundado.

CONSIDERANDO: Que, en la especie se advierte que no se ha dado cumplimiento a las obligaciones procesales supra descritas. En efecto, si bien es cierto que la recurrente interpone su recurso dentro del plazo previsto por ley, empero utilizando los términos inapropiados interpone su recurso de casación bajo la suma de "en parte y en fondo", no obstante, se advierte que la recurrente contrariamente a lo dispuesto por el artículo 258 inciso 2 del Código de Procedimiento Civil, cita de manera muy general la vulneración de varios artículos contrarios a la ley, haciendo referencia a cinco puntos, empero soslaya explicar en términos claros, concretos y precisos, la ley o leyes violadas aplicadas falsa o erróneamente y especificar o fundamentar en qué consiste la violación falsedad o error, ya que no basta con la simple enunciación genérica, sino debe estar debidamente fundamentada; que en esa labor, finalmente si bien el recurrente sostiene la incorrecta valoración de la prueba, no es menos evidente que al momento de formular su petición final, desconociendo la forma de resolución de asistencia familiar también a su favor o incrementar el señalado para su hija, sin tomar en cuenta que la disolución conyugal es por culpa de ambos esposos, por haberse declarado probada la causal invocada en el inciso 4º del artículo 130 del Código de Familia, de ahí, que siendo que dice: "Si el divorcio se declara por culpa de ambos cónyuges, no hay lugar a la asistencia".

De donde se concluye que los Jueces de instancia han obrado correctamente, no obstante, es pertinente recalcar y reiterar que la recurrente en el trámite del recurso de apelación y casación, se limitó a reclamar sobre la asistencia familiar fijada por el A quo en Sentencia y mantenida con la confirmatoria del Auto de Vista, en tal virtud, conviene dejar claramente establecido que la Corte Suprema resolviendo casos similares precisó: "...conforme lo establece el art. 28 del Código de Familia, concordante con el artículo 148 del mismo cuerpo legal, las resoluciones sobre la asistencia familiar no causan estado por cuanto la reducción, aumento o exoneración de la misma procede en cualquier tiempo, dependiendo de las circunstancias en que se encuentren los beneficiarios y obligados.

Consecuentemente toda resolución relativa a la asistencia familiar no tiene carácter definitivo y es revisable en cualquier momento, cuando las circunstancias así lo justifiquen, de ahí que la recurrente puede acudir ante el Juez de la causa en cualquier momento y peticionar su cesación si concurrieran motivos para ello, así como también la beneficiaria puede no sólo peticionar se mantenga la asistencia sino también su incremento según sus necesidades.

En consecuencia, siendo evidente la inobservancia de la adecuada técnica en la interposición de la acción extraordinaria en análisis, es del caso aplicar la determinación de los artículos 271. 1) y 272.2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad conferida por el artículo 58. 1) de la Ley de Organización Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso interpuesto por la recurrente de fojas 379 y vuelta, con costas.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Ángel Irusta Pérez

Fdo. Teófilo Tarquino Mújica

Proveído.- Amelia J. Mújica Santalla. Secretaria de Cámara de la Sala Civil

ibro Tomas de Razón 2/2010