TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 91/2012

Sucre: 25 de abril de 2012

Expediente: SC-30-12-S

Partes: Hermes Gregorio Bustos Rojas c/ Eva Flores Carrasco

Proceso: Reconocimiento de derecho propietario en unión libre o de hecho

división y partición de bienes gananciales

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 203 a 205 de obrados, interpuesto por Eva Flores Carrasco contra el Auto de Vista de fecha 6 de diciembre 2011, cursante de fs. 199 a 200, pronunciada por la Sala Civil Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Santa Cruz (Ahora Tribunal Departamental de Justicia), dentro el proceso de reconocimiento de derecho propietario en unión libre o de hecho y división y partición de bienes gananciales, que sigue Hermes Gregorio Bustos Rojas en contra de la recurrente, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, en fecha 7 de julio 2010, Hermes Gregorio Bustos Rojas, demanda reconocimiento de derecho propietario en unión libre o de hecho, división y partición de bienes gananciales, misma que es interpuesta en contra de su ex esposa Eva Flores Carrasco, con quien previo a su matrimonio había convivido de manera libre, singular y por más de dos años, hecho que se tiene establecido, conforme señala el Auto de Vista de 2 de agosto 2003, por el que se declara probada la unión conyugal libre iniciada el 5 de marzo de 1993 y finalizada al momento de contraer matrimonio civil en fecha 5 de marzo de 1995.

Durante este período de convivencia, adquirieron tres lotes de terreno de 390 mts², signados con los números 4, 5 y 6 de la U.V. Nº 138, Manzana Nº 32, mismos que de manera unilateral su ex conviviente los hubiera vendido, sin su consentimiento ni respetar la alícuota parte que como conviviente le correspondía. Es así que, sustanciado el proceso, el Juez Sexto de Partido de Familia, a través de Sentencia Nº 101/2011 de 24 de marzo 2011, declaró probada la demanda de reconocimiento de derecho propietario en unión libre o de hecho, en consecuencia declaró gananciales los bienes inmuebles habidos en el período de convivencia; asimismo, determinó que una vez retornados los bienes a la comunidad ganancial, los ex convivientes en ejecución de sentencia, procederían a su liquidación y división conforme a Ley.

Deducida la apelación por la ahora recurrente, la Sala Civil Segunda de la ex Corte Superior el Distrito Judicial de Santa Cruz, confirmó la Sentencia, bajo el argumento de que las uniones conyugales libres o de hecho que sean estables y singulares producen efectos similares al matrimonio, tanto en las relaciones personales como patrimoniales de los convivientes y siendo este reconocimiento de derechos de orden público y de carácter irrenunciable; y que el a quo al haber declarado la existencia de los derechos el actor dentro el régimen de la comunidad de gananciales, ha dictado una sentencia correcta y congruente con lo peticionado.

En conocimiento de la resolución emitida por el Tribunal de Alzada, Eva Flores Carrasco, interpuso recurso de casación en la forma.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACION:

El recurrente, señala que:

1.- La Sentencia Nº 101/2011 de 24 de marzo 2011, es incongruente toda vez que no coincide lo solicitado con la parte dispositiva de la misma, porque el demandante solicitó el reconocimiento de derecho propietario de los bienes adquiridos dentro del período de unión conyugal o de hecho y no así que se declaren los bienes adquiridos como gananciales y que ante la incongruencia, ésta puede presentarse en cuanto a las cosas; es decir cuando por exceso la sentencia concede más de lo demandado; en cuanto a los casos, cuando la sentencia otorga lo que nadie ha pedido o deniega lo que nadie ha solicitado y finalmente incongruencia en cuanto al modo, cuando la sentencia varia la causa alegada por las partes y modifica hechos admitidos por ambas.

2.- El Auto de Vista, convalida la incongruencia ultra petita de la sentencia al mencionar que: "...del examen realizado a la demanda, se tiene que esta encierra la pretensión material del actor, la cual consiste en que el órgano jurisdiccional declare el reconocimiento de derecho de Propiedad dentro del reconocimiento de Unión conyugal libre o de hecho, división y partición de bienes gananciales, constatándose que el actor al pretender el reconocimiento de tal derecho y división de bienes ganancialicios sobre los inmuebles inscritos......por lo que el juez a quo al haber declarado la existencia de los derechos del actor dentro del régimen de comunidad de gananciales con la demandada Eva Flores Carrasco, ha dictado una Sentencia congruente con las pretensiones del actor demandante"; es decir que si se toma en cuenta el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, establece que la sentencia pondrá fin al litigio en primera instancia, contendrá decisiones expresas positivas y recaerá sobre la cosa litigada en la manera en que hubieren sido demandadas y como se podrá observar, la sentencia es incongruente y ultra petita.

Por lo anterior solicita que se case el auto de vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Que, de la revisión del recurso interpuesto por Eva Flores Carrasco, se evidencia que el mismo es una reproducción casi total del recurso de apelación que cursa de fs. 189 a 190, interpuesto contra la Sentencia Nº 101/2011 de de 24 de marzo 2011; por lo que se demuestra que la recurrente desconoce la naturaleza que tiene cada uno de los recursos, es decir el de apelación y el de casación; toda vez que en el primero nombrado una vez interpuesto como recurso judicial ordinario, el de alzada se obliga a revisar el derecho y los hechos del juicio, en cambio el segundo no constituye una instancia, en consecuencia no puede revisar hechos, mucho menos abrirse a agregar pruebas y su resolución se basa en el interés de la Ley; razón por la cual es primordial y pertinente dar cumplimiento a lo dispuesto por el art. 258 del Código de Procedimiento Civil, referido a los requisitos para plantear dicho recurso como demanda de puro derecho.

Mencionado lo anterior y conforme señala muy escasamente en la última parte del recurso, afirma que el Tribunal ad quem a tiempo de confirmar la sentencia habría convalidado una resolución incongruente y por tanto ultra petita; toda vez que la demanda no precisó ni expresó la solicitud de declaratoria de bienes gananciales y en la parte considerativa del Auto de Vista llega a la conclusión de que la parte actora persigue la declaración de sus derechos ganancialicios, apartándose de las normas previstas en el art. 190 y 192 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Al respecto y de la revisión de los antecedentes, se evidencia que tanto el a quo como el ad quem han resuelto de manera correcta, ya que el actor a través de la presente demanda pretende lograr que existiendo una determinación emitida por juez competente, por la que se reconoce como matrimonio de hecho el período de convivencia entre el 5 de marzo de 1993 y finalizada al momento de contraer matrimonio civil en fecha 5 de marzo de 1995, período en el cual adquirieron tres lotes de terreno, es justamente para establecer si dichos bienes tienen carácter de gananciales a los efectos de que se respete el porcentaje que le pertenece.

En el caso de autos, tal cual mencionan las resoluciones de instancia, dichos bienes (tres lotes de terreno de 390 Mts² cada uno) han sido adquiridos en oportunidad de la convivencia singular, pacífica y continua de los señores Hermes Gregorio Bustos y Eva Flores Carrasco, unión que se tiene reconocida por sentencia ejecutoriada y que a los efectos del art. 159 del Código de Familia, producen efectos similares al matrimonio, tanto en las relaciones personales como patrimoniales de los convivientes; es decir que la comunidad de gananciales se hace divisible por igual a tiempo de disolverse el matrimonio o en este caso el matrimonio de hecho, mismo que al presente concluyó no con una separación, al contrario mas bien con matrimonio civil, que si bien éste fue disuelto posteriormente; sin embargo queda y se demostró el derecho que tiene el actor sobre los bienes declarados gananciales.

El derecho que el actor pretende al solicitar se declare el reconocimiento de derecho de propiedad, se refiere sin lugar a duda, precisamente, al reconocimiento del carácter ganancialicio que tuviera o no aquellos bienes inmuebles que en su criterio fueron adquiridos durante la vigencia de la unión conyugal libre o de hecho; en consecuencia el pronunciamiento de los tribunales de instancia, es congruente con la pretensión deducida por el actor.

Por las razones expuestas y no existiendo evidencia de que los tribunales de instancia hubieran otorgado más de lo pedido por el actor, corresponde a este Tribunal resolver conforme dispone el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y de conformidad a lo previsto en el Art. 271 núm. 2 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma de fs. 203 a 205, interpuesto por Eva Flores Carrasco. Con costas.

Se regula honorarios profesionales en la suma de Bs.1000.- que mandará a hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgda. Rita Susana Nava Duran.