TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A C I V I L

Auto Supremo: 189/2012

Sucre: 27 de junio de2012

Expediente: B-14-12-S

Partes: Rosa Guali Pinto c/ Jhonny Capriles Arancibia y otro

Proceso: Usucapión Decenal o Extraordinaria

Distrito: Beni


VISTOS: El recurso de casación de fs. 210 a 211 de obrados, interpuesto por Rosa Guali Pinto contra el Auto de Vista Nº 10/2011 de 14 de enero 2011 de fs. 200 a 201, pronunciado por la Sala Civil de la ex Corte Superior de Justicia de Beni, dentro del proceso de usucapión decenal o extraordinaria seguido por la recurrente en contra de Jhonny Capriles Arancibia y Edwin Cusicanqui, los antecedentes procesales; y,

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, Rosa Guali Pinto en fecha 20 de mayo 2008 interpone demanda de usucapión, dirigiendo la misma en contra de Jhonny Carriles Arancibia y Edwin Cusicanqui Illanes y señalando que durante 16 años ha poseído de buena fe un lote de terreno en forma pública, quieta, pacífica e ininterrumpida, habiendo introducido en el mismo varias mejoras como ser la construcción de vivienda, posesión que la ejercita desde el año 1992. Sustanciado el mismo, mediante Sentencia Nº 01/2009, cursante de fs. 160 a 163 de fecha 9 de enero 2009, el Juez Segundo de Partido Mixto Niño, Niña y Adolescente de Guayaramerin, declaró improbada la demanda interpuesta. Recurrida en apelación la misma por la demandante, y que mediante Auto de Vista Nº 10/11 de 14 de enero 2011 cursante de fs. 200 a 201 se confirmó totalmente la sentencia apelada.

Conocida la determinación del Tribunal de alzada, Rosa Guali Pinto interpuso recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 210 a 211.

CONSIDERANDO II:

FUNDAMENTOS DE LA IMPUGNACION:

Afirma que el Tribunal de Alzada habría violado la ley en lo que corresponde a lo previsto en el art. 105 y 1503 del Código Civil además de haberle dado una errónea e indebida interpretación, como se desarrolla:

1.- En la parte considerativa del Auto de Vista impugnado, señala: " que de los

documentos presentados por los esposos demandados, se puede apreciar y acreditar el derecho propietario de (...)", aspecto que jamás estuvo en discusión y continúan diciendo que: "se ha acreditado el derecho propietario del anterior dueño Edwin Charles Cusicanqui Illanes, quien en ejercicio de su posesión civil ha hecho uso de su derecho de disposición que tenía sobre el bien inmueble". Dando valor probatorio a dichas pruebas de conformidad a los arts. 1289 y 1296 del Código Civil; pero contradictoriamente indican que en la acción interpuesta lo que debe probarse es la posesión. Ante dicha afirmación, el art. 105 del Código Civil, establece que la posesión es un poder jurídico que permite usar, gozar y disponer de una cosa, en el caso presente el supuesto propietario Edwin Charles Cusicanqui sólo hizo uso de un elemento de la posesión que es la disposición de un bien inmueble a tiempo de haberlo transferido a los esposos Carriles-Badani, disposición que no afectó ni afecta en ningún sentido a la posesión que tendría sobre el bien inmueble motivo de la litis, ya que Edwin Cusicanqui nunca ejercitó la posesión completa, siendo la transferencia solamente un acto jurídico y el art. 105 del Código Civil ha sido mal interpretado por los tribunales de instancia.

2.- De otro lado, el a quo menciona: "los actos de posesión y disposición del terreno hacen que no se dé la usucapión y prescriba el término para usucapir, toda vez que en todas las transferencias HAN TENIDO QUE HACERSE LA POSESION DE CADA UNO DE LOS COMPRADORES, mas la mensura y deslinde como es la ley"; habiendo esta instancia jurisdiccional efectuado supuestos sin velar porque la prueba aportada sea valorada correctamente conforme prevé el art. 397 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que de ser ciertas dichas suposiciones se debía contar en el expediente con un proceso de mensura y deslinde del lote de terreno, una posesión judicial, etc, por lo que se ha incurrido en error, mala valoración del derecho e indebida aplicación de la ley, interpretando mal lo previsto en la citada norma legal.

3.- Finalmente, el auto de vista señala que: "por las pruebas aportadas (...) se evidencia la interrupción del término de la prescripción por haberse reclamado antes de que la usucapión haya sido decretada judicialmente", aspecto erróneo y contradictorio porque de las pruebas de fs. 126 a 144 se evidencia que no existe notificación de ninguna actuación judicial, sea proceso ordinario, ejecutivo, sumario, sea simple petición de medidas precautorias o preparatorias, siendo éstas las únicas maneras de interrumpir el término de la prescripción, conforme así lo anota el art. 1503 del Código Civil, por lo que el simple reclamo verbal efectuado por los propietarios no interrumpe el término de la prescripción, habiéndose violado lo previsto por el art. 1503 del Código Civil.

Por lo que solicita que se case el auto de vista recurrido por violación a la ley

sustantiva.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

Expuesto como está el recurso de casación en el fondo y recogiendo la pretensión de la demandante se hace necesario puntualizar lo siguiente:

"...la posesión ha de reunir siempre algunos caracteres, como los de ser pacifica, lo que no podría ocurrir si concurriera un apoderamiento constitutivo de delito, v.gr., según observan con buen criterio los autores, porque en tal supuesto la posesión no habría sido ganada en paz. Y la posesión tiene que ser ininterrumpida. Dice Manresa (cita. Scaevola), que la prescripción extraordinaria no otorga el dominio a un poseedor cualquiera, despojado de todo motivo de consideración, sino a quien lleva el tiempo de su posesión en concepto de dueño, que conlleva la presunción de dominio... la ley sólo reconoce a la desnuda posesión, prolongada durante un largo plazo, que cuanto más dilatado sea éste ha de dar más verosimilitud a la presunción de abandono efectivo del titular" (Carlos Morales Guillen-Código Civil). De lo que se infiere que para efectos de la usucapión deben concurrir tres requisitos: la posesión continuada durante diez años, la posesión pacífica y la posesión ininterrumpida por ese tiempo. Por otra parte la usucapión declarada judicialmente produce un doble efecto: el primero adquisitivo para el usucapiente y el segundo: extintivo para el usucapido, por lo que la usucapión sólo es posible respecto de bienes que se encuentran registrados a nombre de un anterior propietario contra quien se pretende opere el efecto extintivo de la usucapión.

Ante dichas circunstancias que hacen posible prospere la declaración judicial de usucapión, en el caso presente se tiene la siguiente relación de hechos:

1.- Conforme señala en la demanda planteada en fecha 20 de mayo 2008, la actora habría estado en posesión del inmueble a usucapir desde el año 1992, a la fecha, periodo en el cual realizó mejoras al mismo como ser la apertura de calles, alambrado de los límites del mismo, construcción de noria, plantación de árboles frutales y construcción de su vivienda.

2.- A fs. 138 consta Testimonio Nº 52 referida a la Escritura Pública sobre la transferencia de un lote de terreno, de 580 m², ubicado en la calle Eduardo Avaroa s/n, con código catastral Nº 3-88-3, efectuada por José Antonio Cuellar Carreño, apoderado de María Eugenia Cuellar Paz a favor de Edwin Charles Cusicanqui Illanes, de fecha 25 de marzo del año 2008 y registrado en Derechos Reales el 1 de abril 2008, conforme consta a fs. 137.

3.- De otro lado, a fs. 126 cursa Testimonio Nº 93 respecto a la Escritura Pública sobre transferencia de un lote de terreno de 580 m², ubicado en la calle Eduardo Avaroa s/n, con código catastral Nº 3-88-3, efectuada por Edwin Charles Cusicanqui Illanes a favor de los esposos Jhonny Capriles Arancibia y Nancy Luz Badani Vargas de Capriles, en fecha 15 de mayo 2008 y registrada en Derechos Reales el 26 de mayo 2008.

De lo anterior y al igual que señala el Auto de Vista, los demandados serían los propietarios del inmueble, conforme la documental presentada, aspecto del que señala la recurrente dicho derecho propietario, según dichas escrituras, no estuvo en discusión, como tampoco el derecho propietario del anterior dueño Edwin Charles Cusicanqui Illanes y conforme el recurso presentado, lo que se discute en el presente proceso es la posesión por más de 10 años, de manera pacífica e ininterrumpida por parte de la actora, hecho que si estaba en discusión y frente al cual se presentaron las pruebas pertinentes como ser las declaraciones testificales cursantes de fs. 123 a 124, factura de la Cooperativa de Servicios Eléctricos "Guayaramerin", en el que consta que Rosa Guali Pinto es la asociada del servicio de energía eléctrica instalado en el inmueble de la Calle Avaroa, de fs. 116 a 117 vecinos de la OTB Manantial que afirman que la Sra. Rosa Guali Pinto vive en el inmueble motivo de la litis por más de 16 años. Por lo que el argumento del Tribunal de alzada respecto a que para dichas adquisiciones ha tenido que hacerse la posesión de cada uno de los compradores más la mensura y el deslinde, es erróneo; toda vez que en obrados no constan dichas posesiones y menos ninguna actividad procesal de mensura o deslinde.

Por otra parte, con relación a que por las pruebas aportadas se evidencia la interrupción del término de la prescripción por haberse reclamado antes de que la usucapión haya sido decretada judicialmente; señalar que conforme prevé el art. 1503 del Código Civil, la prescripción se interrumpe con una demanda judicial, un decreto o un acto de embargo notificados a quien se quiere impedir que prescriba y durante el tiempo de la posesión de la actora no ha existido dicha interrupción, aclarando que la misma debe operar dentro el término de la prescripción sin perjuicio de declararse judicialmente y no posterior a ella como ocurre en el presente caso; es decir, conforme se tiene la demandante ocupa el inmueble desde el año 1992 y en virtud al art. 138 del Código Civil, ella ha poseído el inmueble por más de 10 años de manera pacífica e ininterrumpida y una vez transcurrido el tiempo de más de 16 años, específicamente en marzo y mayo del 2008, fechas en las que se realizan las transferencias del inmueble y ante el reclamo efectuado, ya se produjo el término de la usucapión extraordinaria o decenal, no es evidente, conforme señala el de alzada que se haya interrumpido dicho término de la prescripción, incurriendo el ad quem en violación a lo previsto en el art. 1503 del Código Civil.

Por lo anterior, corresponde a este Tribunal resolver el presente caso conforme señala el art. 271 num. 4) del adjetivo civil y en virtud a lo previsto en el Art. 41 de la Ley Nº 025 Ley del órgano Judicial, dicha resolución se adopta con la mayoría absoluta de votos de sus miembros.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a previsto en el Art. 271 núm. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista Nº 10/11 y resolviendo en el fondo, declara probada la demanda de usucapión decenal o extraordinaria interpuesta por la demandante Rosa Guali Pinto, debiendo proceder a registrar su derecho propietario en el Registro de Derechos Reales.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

elator: Mgda. Rita Susana Nava Duran.