TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL

Auto Supremo: 33 /2013

Sucre: 8 de febrero 2013

Expediente: B-32-12-A

Partes: Neyda Rodríguez Dañin. c/ Manuel José Rodríguez Dañin. y Otros

Proceso: Nulidad de Contrato de compra y venta de inmueble sucesorio.

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 66 a 69 vlta., interpuesto por José Rodríguez Dañin en representación de Neyda Rodríguez Dañin contra el Auto de Vista Nro. 135/2012, de fs. 50 a 51 vlta., de 17 de septiembre de 2012, pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Beni, dentro el proceso de Nulidad de Contrato de compra y venta de inmueble sucesorio, seguido por Neyda Rodríguez Dañin contra Manuel José Rodríguez Dañin y otros; la concesión de fs. 78; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Mixto Segundo de Guayaramerín, el 16 de mayo de 2012 pronunció Auto Interlocutorio, cursante de fs. 18 a 19, declarando Improbadas las excepciones de falta de acción y Prescripción, planteadas por la parte demandada dentro del proceso de Nulidad de Contrato de Compra y Venta.

Contra dicha Resolución, presentó su recurso de apelación Manuel José Rodríguez Dañin y Cecilia Chintia Andrade Muños, exponiendo sus agravios sufridos.

El Tribunal de Alzada en virtud a la apelación y a los antecedentes del proceso Revocó el Auto apelado, declarando probadas las excepciones opuestas.

Contra la Resolución de segunda Instancia, recurrió en casación en el fondo y en la forma la demandante, el mismo se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Luego de realizar una fundamentación del marco jurídico de la apelación, donde hizo una reseña de todo lo obrado antes de que se inicie la presente demanda, actuados que corresponde a otro proceso, donde se hubiera reconocido la personería de la actora, motivo por el cual acuso que existe contradicción en los Autos de Vista que la misma sala civil pronunció.

Por otro lado continuando con su recurso entro a fundamentar su casación en el fondo indicando que no se presento prueba alguno para demostrar la excepción de prescripción y que los Tribunales de instancia comenten un error al resolverla como de puro derecho; toda vez que la prescripción del derecho a heredar de una persona, es siempre una cuestión de hecho que debe ser demostrado con pruebas, por ello basándose en lo dispuesto por el art. 253 num. 1) del adjetivo Civil indico que existe contradicción en el Auto de Vista al determinar que la actora cuenta con declaratoria de herederos y a continuación indica que esa declaratoria fue obtenida fuera del plazo legal para heredar. Por otro lado acusó la falta de exhaustividad y congruencia del fallo del Tribunal Ad quem al no resolver todos los puntos planteados en apelación como lo acusado al art. 1497 del Código Civil, la improcedencia de la prescripción y no indica nada sobre el fallo anterior de la misma Sala con referencia al Auto de Vista Nro. 134/06 de 23 de octubre de 2006, donde se reconoce todo lo contrario.

Con referencia a su recurso en la forma indicó que el Auto de Vista Nro. 135/2012, otorgó mas de lo pedido, porque los demandados sólo plantearon como excepción la de falta de "interés legitimo" de la actora, en virtud de que su derecho a suceder habría prescrito y el Auto de Vista no dice nada con respecto a este punto, sólo realiza consideraciones lacónicas sobre la prescripción del derecho sucesorio de la actora, pero no dice nada sobre la prueba pre constituida que debería demostrar que la actora perdió su derecho de suceder. Por dicho motivo y en apoyo del art. 254 num. 4) acusó afectaciones de forma en el proceso.

En conclusión solicitó que en virtud de la violación del art. 1497 del Código Civil y el art. 336 num. 9) del Adjetivo Civil se Case el Auto de Vista y deliberando en el Fondo se declare vigente y con todo su valor legal el Auto interlocutorio Nro. 21/2012 de fecha 16 de mayo de 2012; caso contrario se anule el Auto de Vista Nro. 135/2012 de conformidad al art. 271 num. 3) del Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Estando planteado el recurso de casación en la forma y en el fondo, primeramente el Tribunal Supremo de Justicia resolverá lo acusado en la forma, toda vez de ser evidente lo acusado derivaría el pronunciamiento de ésta última instancia en la nulidad de obrados, por dicho motivo no resultaría necesario entrar al recurso de casación de fondo que también fue planteado por la parte recurrente.

En ese entendido y en sujeción a lo estrictamente acusado por el recurrente en la forma, donde indicó que el Auto de Vista otorgó más de lo pedido por la parte apelante, mencionando que los demandados sólo plantearon como excepción la falta de interés legítimo de la demandante por no ser heredera en virtud de que su derecho habría prescrito y por otro lado que no se pronunciaron sobre la apelación planteada; aspectos que no resultan evidentes en virtud de que el Tribunal de Alzada al pronunciar el Auto de Vista recurrido cumplió con lo dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil y conforme a la apelación planteada por los demandados, realizó fundamentación de manera global de todo lo acusado en apelación y estableció que la excepción previa de falta de acción presentada por los demandados se encuentra relacionada a la falta de legitimación activa para accionar la demanda en virtud de que la demandante perdió el derecho de aceptar la herencia y que la prescripción se encuentra íntimamente ligada a la excepción de falta de acción planteada. En ese entendido el Tribunal de Alzada fundamento sobre la prescripción y la falta de acción debatida en obrados; concluyendo que prescribió el derecho de la actora y ésta al haber accionado en calidad de sucesora, carece de legitimación para demandar. Por otro lado no resulta evidente que el Tribunal Ad quem hubiese otorgado más de lo pedido; toda vez que como indicamos la Resolución de Tribunal de Segunda Instancia se baso precisamente en los puntos resueltos por el inferior que fueron objeto de apelación y fundamentación en el recurso de apelación.

Finalmente, si el recurrente consideraba a la Resolución de Segunda Instancia como confusa, oscura o que hubiere omitido pronunciarse sobre las pretensiones deducidas y discutidas en el litigio; la parte recurrente contaba con la posibilidad de solicitar la explicación y complementación del Auto de Vista pronunciado por el Tribunal Ad quem y al no haber hecho uso de lo normado en el art. 239 del Código de Procedimiento Civil, mal ahora puede acusar que se otorgo más de lo pedido sin haber agotado la posibilidad de que se le explique y complemente.

Por lo dicho al no ser evidente lo acusado en la forma y éstos no generar nulidad de obrados el mismo deriva en infundado.

Con respecto a lo indicado en el fondo y basándonos únicamente y dentro el marco de lo acusado con relación a la violación de los arts. 1497 del Código Civil y el art. 336 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, indicaremos primeramente que, la prescripción puede oponerse en cualquier estado de la causa, aunque sea en ejecución de Sentencia si está probada (art. 1497 del Código Civil), esta normativa acusada en el fondo sólo se aplica para los procesos en los cuales la parte interesada con la prescripción pueda hacerla valer en su primer acto dentro de un proceso en el cual no tuvo la posibilidad de oponerla como previa o como perentoria, disposición que prevé la situación especial del demandado dentro de un proceso y que dicha oportunidad de la prescripción debe de ser en su primer actuado.

En la litis, la demandante inicio proceso de nulidad en contra de su hermano y su cuñada, los mismos que al ser citados y emplazados cumpliendo los plazos procesales para poder interponer las excepciones, plantearon la excepción de falta de acción por haber prescrito el derecho de la actora para aceptar la herencia de forma pura y simple; al ser planteada conforme a procedimiento y dentro de los plazos establecidos, mal puede acusar la violación de lo normado en el art. 1497 del Código Civil, toda vez que éste artículo como indicamos ut supra solo se aplica para los casos en los cuales el demandado no contó con la posibilidad de defenderse dentro de un proceso oponiendo excepciones previas o perentorias y al realizarlo lo haga en cualquier etapa del proceso incluso en ejecución de Sentencia siempre que esté probada y sea en su primer actuado, hecho que no ocurre en la litis. Si el recurrente consideraba que contaba con todo el derecho a continuar su demanda como heredera, debió acusar artículos que fueron objeto de debate en el proceso y que al acusar solamente la infracción del artículo indicado y avocarse únicamente a fundamentar sobre la prueba de esta excepción, no se apertura la competencia del Tribunal Supremo de Justicia para analizar y considerar sobre la prescripción debatida.

Con relación al art. 336 num. 9) del Código de Procedimiento Civil, esta normativa corresponde a un catalogo de las excepciones que pueden ser previas como perentorias, al ser parte de este enunciado, lo acusado como vulneración de dicha normativa no resulta siendo determinante para la Resolución de fondo y al indicar la violación de dicho artículo no existe la posibilidad de analizar como es que se ha violado dicha norma en la presente causa máxime si para determinar la prescripción vasta con cotejar las fechas para determinar simplemente si el tiempo señalado por la ley ha transcurrido plenamente como indica Carlos Morales Guillen al comentar sobre el art. 1497 del Código Civil, aspecto que fue considerado por el Tribunal de Alzada al basar su Resolución de segunda instancia en el cotejo de fechas del fallecimiento del de cujus José Rodríguez Moreno y la declaratoria de herederos de la actora y al no haber el recurrente fundamentado y acusado con referencia a la prescripción sino solamente a la prueba que debería presentarse en la excepción, como indicamos no se cuenta con la competencia para considerar la prescripción de la aceptación de la herencia pura y simple.

Por otro lado llama la atención a este Tribunal que exista otro proceso de nulidad de la misma venta hecho que se evidencia del Auto de Vista Nro. 134/06 adjuntado como prueba y que en dicho proceso se tenga a las mismas partes como demandantes y demandados, proceso del que no se tiene antecedentes, no se sabe cual fue el destino de dicha causa, si el mismo contaría con Sentencia, Resolución de segunda instancia o por lo menos saber si el mismo se encuentra ejecutoriado; al parecer la presentación de esta segunda causa la realizan por no haber obtenido Resolución favorable en el proceso anterior, hecho que se presume por la existencia de dos procesos iguales. Por dicho motivo y al ser un Auto de Vista que pertenece a otro proceso del cual no se tiene más antecedentes que la Resolución presentada, no se puede considerar tal Resolución en virtud de no tener certeza de cual fue el destino de dicho proceso.

Por todo lo expuesto, y en virtud de que las normas acusadas en el recurso son inaplicables a la presente causa, corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 parágrafo I) num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación del art. 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casaciónen el fondo y en la forma de fs. 66 a 69 vlta, interpuesto por José Rodríguez Dañin en representación de Neyda Rodríguez Dañin contra el Auto de Vista Nro. 135/2012, de fs. 50 a 51 vlta., de 17 de septiembre de 2012. Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs.- 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.