TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                       S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 488/2013

Sucre: 18 de septiembre 2013

Expediente: CB-80-13-S

Partes: Julio Cesar Pereira Moreira en representación María Gloria Urquidi de   

             Terrazas c/ Jorge Eddy Valverde Claros

Proceso: División y Partición

Distrito: Cochabamba

VISTOS: El recurso de casación en  el fondo  de fs. 277 a 278 y vlta., a instancia de Julio Cesar Pereira Moreira  en  representación de María Gloria Claros de Terrazas, impugnando  el Auto de Vista  Nº 94/2013 de  fs. 273 a 274 y vlta., de  25 de  Abril  de 2013, emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de  Cochabamba, en el proceso ordinario sobre división y partición de bien Inmueble, en contra  de  Jorge Eddy Valverde Claros, la concesión de fs. 285; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitada la causa, la Juez Décimo de Partido en lo Civil y Comercial de Cochabamba, en fecha 31 de agosto de 2009, dicta Sentencia Nº 01/2009 declarando probada la demanda principal, cursante a fs. 4 a 5 y probada la acción reconvencional planteada por Jorge Eddy Valverde Claros, e improbadas las excepciones perentorias opuestas a la demanda reconvencional, ordenando la  división y partición equitativa  del bien inmueble ubicado en la Zona de Cala Cala,  Distrito12, Sub-distrito 03 Manzano 063, con una extensión superficial de 506Mts2 según escrituras y 366.28Mts2 de superficie útil de propiedad de Eddy Valverde Claros y Gloria Urquidi de Terrazas en un 50% para cada copropietario, conforme al informe de fs. 161 debiendo en ejecución de Sentencia procederse al sorteo de los mismos, previa certificación de la Honorable Alcaldía Municipal respecto de su procedencia, caso contrario deberá procederse a su subasta, cuyo producto se distribuirá por los coproprietarios en las proporciones determinadas.

Contra la Sentencia, la  parte actora interpone recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba emite Auto de Vista Nº 94/2013 de fecha 25 de Abril de 2013 cursante  a fs. 273 a 274 y vlta., confirmando totalmente la Sentencia apelada, Resolución que fue recurrida en casación, misma que se pasa a considerar.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

La recurrente manifiesta que el Tribunal de Alzada  tuvo la intención de favorecer  al demandado con un porcentaje mayor en sus acciones y derechos que no corresponde en atención a los siguientes argumentos:

  1. Que, Jorge Eddy Valverde Claros, incurre en una confusión al pretender sobredimensionar las acciones y derechos que le corresponden en el bien inmueble  objeto de la Litis, si bien de acuerdo a la Escritura Pública Nº 262 de fecha 24 de abril de 1954, registrada en Derechos Reales a Fs. 517 Partida Nº 1.252 del libro Primero de Propiedades de la Ciudad y el Cercado en fecha 22 de mayo de 1957, María Julia  Claros Sainz, tía de ambas partes les transfiere ¼ del 50 % que le correspondía de una casa y terrenos adyacentes en la región de Sarco Cantón Santa Ana de Cala Cala, Manzana Nº 276 lote x, de la que también  eran copropietarios en mismo porcentaje  de una ¼ parte los tres hermanos de ésta, Hernán, María Luisa y Yolanda Claros Sainz, una vez realizada la división y Partición e  inscrito el citado lote “B” a nombre de María Luisa Claros de Urquidi y sus  hijos menores, es decir la recurrente y el demandado.
  2. Que,  la  progenitora de ambos, acordó ceder las acciones y derechos que le correspondían en dicho inmueble exclusivamente a favor de María Gloria Urquidi Claros (recurrente), mediante Escritura Pública Nº 75/2002 de Fecha 5 de Abril de 2002, para que a su fallecimiento sea ésta la única y legitima propietaria de dichas acciones  y derechos en consideración a que su hijo Jorge Eddy Valverde Claros,  fue favorecido con anterioridad con  un anticipo de legitima de otro inmueble con una superficie de 1.331,22Mts2 en  la Zona Cala Cala Avenida América Manzana Nº 1165.

En consecuencia, señala que la pretensión del  demandado  no correspondería, ya que su porción de acciones y derechos estaría reducida  únicamente al 25%, y que  el Tribunal de Alzada habría restado eficacia legal a la Escritura Publica Nº 75/2002 de fecha 5 de abril de 2002 concerniente a testamento notarial suscrito por su progenitora que modifica las acciones y derechos respecto del inmueble objeto de  la Litis, siendo que dicho documento  público estaría  inscrito en Derechos Reales y gozaría de la publicidad exigida por ley.

Concluye solicitando que éste Tribunal  previa compulsa de antecedentes se pronuncie Anulando y/o Casando totalmente la Sentencia y Auto de Vista o Anulando el Proceso.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del recurso de Casación en el fondo deducido por la parte actora, se puede  establecer dos aspectos reclamados;  el primero relacionado a que en criterio de la recurrente el Tribunal de Alzada tuvo la intención de favorecer al demandado en un porcentaje mayor en sus acciones y derechos respecto el inmueble objeto de la Litis y el segundo referido a que la pretensión del demandado  no correspondería, ya que su cuota parte estaría reducida únicamente al 25%, por otro lado que el Tribunal de Alzada habría  restado eficacia legal a la Escritura Publica Nº 75/2002 de fecha 5 de abril de 2002 del testamento notarial suscrito por su progenitora, que modificaría las acciones y derechos respecto del inmueble objeto de la Litis, siendo que dicho documento  público estaría  inscrito en Derechos Reales y gozaría de la publicidad exigida por ley.

1.- Con relación al primer punto, referido a que el Tribunal de Alzada tuvo la intención de favorecer  al demandado en un porcentaje mayor en sus acciones y derechos señalar, que de la revisión de los actuados procesales, se tiene  que los Tribunales de instancia  fallaron acorde a los aspectos demandados y probados por ambas partes, si bien la recurrente demandó la partición y división en forma equitativa  del  inmueble  objeto de la Litis, sin hacer mayores precisiones respecto al porcentaje que le correspondía, a la que el demandado Jorge Eddy Valverde Claros, se opuso a tiempo de contestar a la demanda, en el entendido de que  la actora pretendía tan solo la división del 50% del inmueble, habiendo planteado acción  reconvencional pidiendo la partición y división de la totalidad del inmueble es decir el 100% y una vez tramitada la causa se dicta Sentencia declarando probadas tanto la demanda principal y la reconvencional, en atención a que por Escritura Publica Nº 262/1954, registrada  en Derechos Reales a fs. 1252, Partida 517 del Libro Primero de Propiedades en fecha 22 de mayo de 1957, María Julia Claros Sainz, tía de las partes contendientes transfiere sus acciones y derechos que le corresponde en una ¼ parte en el lote X a favor de sus sobrinos Jorge Eddy Valverde Claros y María Gloria Urquidi Claros, reservándose el derecho de  usufructo sobre el inmueble, documento que cursa a fs. 3 y 11 de obrados, así mismo se evidencia que por Escritura Publica Nº 606/1954 de 24 de Mayo de 1954 Registrada en Derechos Reales a fs. 1.088 Partida 2191 de Libro Primero de Propiedades en fecha 06 de Diciembre de 1955, los hermanos Claros y el representante y padre de los menores José Urquidi proceden a la división y partición del lote X que fue fraccionado en dos lotes A y B, correspondiendo a cada 2 copropietarios un lote, habiendo acordado que el lote B de 506 Mts2 seria para María Luisa Claros y sus hijos Jorge Eddy Valverde y María Gloria Urquidi, documento que cursa a fs. 10 y 24 de obrados. Por otro lado el demandando ha demostrado mediante Auto de fecha 09 de Febrero de 2005 Registrado en Derechos Reales bajo la Matricula 3011020025415, Asiento A-2 de 04 de julio de 2005, que fue declarado herederos Ab-intestato a la sucesión de su Madre María Luisa Claros de Terrazas, así como el inmueble motivo de la Litis es susceptible de división, previo cumplimento de los requisitos establecidos por la Honorable Alcaldía Municipal conforme ordenanza Nº 3542/2006 de 10 de Marzo de 2006.

El hecho que la ahora recurrente a momento de contestar a la demanda reconvencional,  sostuvo que no era posible la división y partición en el porcentaje pretendido por el demandado reconvencionista, toda vez que las acciones y derechos que le correspondían a su madre le fueron cedidos exclusivamente mediante Escritura Pública Nº 75/ 2002 de  5 de abril  de 2002, en consideración a que su hermano hubiera sido favorecido con anterioridad con un anticipo de legitima de otro inmueble con una extensión superficial de 1.331.22 Mts2 de la Zona Cala Cala Avenida América, situación por la cual no procedería  la división y partición en partes  iguales, correspondiéndole a su hermano solo el 25% y a ella el 75%, no obstante aquella aseveración la recurrente no demostró los extremos  afirmados, es decir que la recurrente no acredito  los  documentos que generen convicción en la juzgadora sobre los hechos alegados, incumpliendo con su obligación de establecida en el art. 1283-II  del Código Civil,  que señala que “ quien pretende que ese derecho se ha modificado, extinguido o no es válido, debe probar los fundamentos de su excepción”, siendo que la aludida Escritura Publica Nº 75/2002  modificatoria de acciones y derechos,  ni el instrumento que demuestre  el anticipo de legitima a favor de su hermano, fueron adjuntados hasta haberse emitido Sentencia, habiéndose adjuntado ya en segunda instancia y fuera de los plazos establecidos para el efecto, pretendiendo que el mismo sea valorado.

En consecuencia no resulta evidente  lo  acusado por la  recurrente  en sentido de que los Tribunales de instancia hubieran favorecido  en sus derechos y acciones al demandado, mas al contrario tanto el A quo como el Tribunal de Alzada no hicieron otra cosa que fallar conforme los datos del proceso y conforme a los hechos probados, toda vez que se tiene demostrado que ambos copropietarios al haber adquirido por compra el 50 % del inmueble y el otro 50% por sucesión  de su Madre, ambos tienen  derecho en partes iguales.

2.- Respecto al segundo punto referido a que no se hubiera valorado debidamente la Escritura Publica Nº 75/2002 de fecha 5 de abril de 2002, documento público por el cual su Madre María Luisa Claros le hubiera cedido todas sus acciones  respecto al inmueble objeto de la Litis, a la cual se le habría restado eficacia legal, señalar que en ningún momento  el  Ad quem le restó validez al citado documento, al contrario  lo que fue invalidado es la actividad probatoria en  esa instancia, bajo  la premisa de que la parte actora no solicitó termino probatorio  para la producción de dicha prueba documental, tomando en cuenta que  la radicatoria de la causa data de fecha 10 de octubre de  2009 y de conformidad  al art. 232 I del Código de Procedimiento Civil, la parte recurrente debió haber  solicitado apertura de plazo probatorio hasta el 15 de octubre de dicho mes y año, que conforme la citada  norma, solo dentro del plazo perentorio de cinco días computables desde la fecha de la providencia de radicatoria las partes pueden  presentar nuevos documentos o pedir apertura de plazo probatorio, para que  el adversario  tenga la oportunidad de pronunciarse sobre el o los documentos incorporados, negando la autenticidad de los mismos e incluso neutralizar los nuevos documentos acompañados, no se debe olvidar que la fase probatoria ya sea en primer instancia o en Alzada es crucial  para generar elementos de convicción en los juzgadores, consecuentemente la misma debe estar supeditada al cumplimiento de ciertos requisitos establecidos en  las normas, siempre cuidando que estén enmarcados al debido proceso, dejándose  claramente establecido  que en el caso de autos, la parte recurrente no actuó con la debida diligencia en dicha instancia, toda vez que no solicitó  la apertura de período probatorio  para introducir la citada Escritura, sin haber reparado  que en materia procesal rige el principio  de preclusión, que según Couture “es la perdida, extinción o consumación de una facultad procesal”,  de manera que si no se realiza un determinado acto en los plazos y términos establecidos por las normas estos caducan.

Por otro lado se debe resaltar que el Testimonio de Escritura Publica Nº 75/2002 sobre testamento notarial de fecha 16 de noviembre de 2010 y Testimonio sobre Anotación Preventiva  otorgado por el Juzgado de Partido Mixto de Sentencia de Villa Tunari, aparejados en Alzada, no  cumplen con los requisitos establecidos en el art. 331 del Código de Procedimiento Civil, es decir que no son documentos que hayan sido desconocidos por la recurrente, toda vez que la  misma ya tenía pleno conocimiento de la existencia de los mismos, habiendo anunciado inclusive en primera instancia su presentación pero  por negligencia no fueron presentados en su debida oportunidad y pretendió que los mismo sean valorados, en segunda instancia, sin que los mismos hayan cumplido lo establecido  el art. 232 y 377 y del  Código de Procedimiento Civil.

Respecto a que la misma estaría  inscrita en Derechos Reales y gozaría de la publicidad exigida por ley, no resulta evidente toda vez que del Folio Real adjunto a fs. 269 en la casilla de Gravámenes y Restricciones consta una anotación preventiva  de las acciones y derechos  a nombre de la recurrente de fecha 05 de diciembre de 2011, que por mandato del art. 1.538 numeral III del Código Civil que señala que “los actos por los cuales se constituyen, transmiten, modifican o limitan los Derechos Reales sobre bienes inmuebles, y en los cuales no se hubieran llenado las formalidades de inscripción, surten efectos sólo entre las partes contratantes con arreglo a las leyes, sin perjudicar a terceros interesados” en consecuencia la anotación preventiva a favor de la recurrente no constituye una inscripción definitiva, y no tiene efectos jurídicos sobre el demandado, a diferencia de la Declaratoria de Herederos efectuada por su hermano  Jorge Eddy Valverde inscrita en fecha 4 de julio de 2005, si bien es evidente que  la doctrina señala que la inscripción no define derechos, limitándose a dar publicidad a la creación, constitución, modificación o extinción de derechos u obligaciones constantes en títulos que se inscriben, inscripción que más bien da efectos válidos y prioritarios respecto de terceros al objeto o fin del documento inscrito, de manera que la Declaratoria de Herederos efectuada por Jorge Eddy Valverde Claros tiene prioridad sobre la anotación preventiva efectuada por la recurrente.

Concluyéndose que no resulta evidente que  el Tribunal de Alzada hubiera  incurrido en las infracciones acusadas por la recurrente,  toda vez que tanto la Sentencia así como el Auto de Vista recaen sobre los aspectos litigados y en la manera como fueron  demandados,  por las razones expuestas precedentemente,  éste Tribunal debe fallar en la forma prevista por el art. 271-2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 - 2) y  273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por María Gloria Urquidi Claros  representada por Julio Cesar Pereira Moreira a fs. 277 a 278 y vlta., impugnando el Auto de Vista No. 94/2013 de fecha 25 de abril de 2013, pronunciado por la Sala Civil Primera  del  Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula el honorario del profesional en la suma de Bs.- 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto