SALA PENAL PRIMERA

EXPEDIENTE: La Paz Nº 04/2012

AUTO SUPREMO Nº 01/2012 Sucre, 18 de enero de 2012

DISTRITO: La Paz

PARTES: Mónica Denise Candelaria Medina Téllez y Lourdes Aro de Cortez c/ René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza.

DELITO: estafa, estelionato, abuso de firma en blanco, falsedad material e ideológica, uso de instrumento falsificado y asociación delictuosa.


VISTOS: El recurso de casación interpuesto por René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza (fs. 1200 a 1207) impugnando el Auto de Vista Nro. 183/2011 de 15 de septiembre de 2011 (fs. 1179 a 1190) emitido por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz en el proceso penal seguido por Mónica Denise Candelaria Medina Téllez y Lourdes Aro de Cortez contra los recurrentes por los delitos de estafa, estelionato, abuso de firma en blanco, falsedad material e ideológica, uso de instrumento falsificado y asociación delictuosa; los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO: Que para los fines de emisión de la resolución que al respecto corresponda, se cuentan con los siguientes antecedentes:

1.- El Auto de Vista de Nro. 183/2011 de 15 de septiembre de 2011, fue notificado a los recurrentes René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza el 13 de octubre de 2011, a horas 10:15 y a horas 10:16 respectivamente (fs. 1191) y habiendo solicitado los recurrentes explicación, complementación y enmienda fueron notificados con la Resolución Nro. 205/2011 de 15 de octubre de 2011, a horas 17:00 del 16 de noviembre de 2011, y se interpuso el Recurso de Casación el 18 de noviembre de 2011 a horas 15:56 es decir dentro del plazo previsto por Ley, sin embargo, no anexaron la copia de la apelación restringida en la que conste que invocaron el precedente contradictorio.

2.- El Juez Primero de Sentencia en lo Penal de la ciudad de La Paz a través de la Sentencia Nro. 015/2005 de 10 de mayo de 2005 (fs. 730 a 745), resolvió dictar sentencia condenatoria contra los imputados René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza por los delitos de estafa, estelionato, abuso de firma en blanco, falsedad ideológica y asociación delictuosa, por lo que impuso la sanción de seis años de reclusión para René Rojas Peña y de cinco años para Ana Yolanda Herrera Pedraza, más el pago de la multa de 200 días a razón de Bs.- 15 por día, costas, daños y perjuicios a favor de las víctimas en ejecución de sentencia.

3.- En contra de dicha sentencia, René Rojas Peña interpuso su recurso de apelación restringida el 31 de mayo de 2005 invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 83 de 8 de marzo de 2002, 187 de 21 de mayo de 2002 (fs. 759 a 770), y a dicho recurso de apelación restringida, la imputada Ana Yolanda Herrera Pedraza se adhirió por memorial presentado el 18 de junio de 2005 invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nros. 140, 404, 447, 303, 367, 1001 y la Sentencia Constitucional 0099/2003-R (fs. 784 a 790); recursos que fueron resueltos por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz por Auto de Vista Nro. 234/2005 de 30 de septiembre de 2005 (fs. 825 - 830) mediante el cual se absolvió a los imputados y se dejó sin efecto todas las medidas adoptadas en contra de ellos.

4.- Contra el mencionado Auto de Vista Mónica Medina Téllez y Lourdes Aro de Cortez interpusieron recurso de casación (fs. 846 a 852) y una vez admitido el mismo, la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema de Justicia por Auto Supremo Nro. 353 de 29 de agosto de 2006 (fs. 868 a 870 y vlta.) dejó sin efecto el Auto de Vista impugnado y dispuso se dicte nueva resolución aplicando la doctrina legal contenida en el mismo.

5.- Por Auto de Vista Nro. 45/2007 de 2 de marzo de 2007 (fs. 895 a 900), la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, confirmó la sentencia de primer grado respecto a la autoría de los imputados de los delitos de estafa y estelionato imponiéndoles la pena de cinco años de reclusión a René Rojas Peña y a Ana Yolanda Herrera Pedraza la pena de cuatro años de reclusión, y los absolvió de culpa y pena de los delitos de abuso de firma en blanco, falsedad ideológica y asociación delictuosa, sin costas.

6.- Contra dicho Auto de Vista, el 23 de mayo de 2007, los imputados René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza interpusieron su recurso de casación (fs. 1024 a 1035) invocando como precedentes contradictorios los contenidos en los Autos Supremos Nros. 654/2004 de 25 de octubre de 2004, 240/2005, 317/2003, 722/2004, 187 de 21 de mayo de 2002 así como varios Autos de Vista. Una vez admitido el recurso de casación mencionado, la Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia por Auto Supremo Nro. 277 de 13 de agosto de 2008 (fs. 1059 a 1062) dejó sin efecto el Auto de Vista impugnado y determinó que la Sala Penal Tercera dicte nueva resolución aplicando la doctrina legal sentada.

7.- En cumplimiento de dicho Auto Supremo la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, emitió la Resolución Nro. 18/2009 de 29 de enero de 2009 (fs. 1078 a 1083) por la que revocó totalmente la sentencia impugnada y ordenó el reenvió ante el juez de sentencia inmediato en número a efectos de la tramitación de un nuevo juicio donde se observe el debido proceso.

8.- Contra dicha resolución Mónica Denise Candelaria Medina Téllez y Lourdes Aro de Cortez interpusieron su recurso de casación (fs. 1099 a 1105) y luego de su admisión la Sala Penal Primera de la Corte Suprema de Justicia por Auto Supremo Nro. 356 de 4 de julio de 2011 (fs. 1166 a 1171) dejó sin efecto el Auto de Vista impugnado disponiendo se dicte nueva resolución de acuerdo a la doctrina legal aplicable.

9.- En cumplimiento del mencionado Auto Supremo la Sala Penal Tercera emitió el Auto de Vista Nro. 183/2011 de 15 de septiembre de 2011 (fs. 1179 a 1190), e impuso sentencia condenatoria contra los imputados por la comisión de los delitos de estafa, estelionato y abuso de firma en blanco, imponiéndole a René Rojas Peña la pena de seis años de reclusión y a Ana Yolanda Herrera Pedraza la pena de cinco años de reclusión.

10.- Contra dicho Auto de Vista los imputados interponen el recurso de casación que es objeto de análisis con los siguientes argumentos: a) la facultad de juzgar es de competencia exclusiva de los Tribunales de Sentencia y de los Jueces de Sentencia, por lo que las Cortes Superiores de Justicia no tienen competencia para dictar sentencias en ningún caso, por lo cual el Auto de Vista Nro. 183/2011 de 4 de julio de 2011 es nulo y sin valor legal alguno, pues la forma de las resoluciones de los recursos de apelación se encuentran establecidos en el art. 414 del Código de Procedimiento Penal; b) la sentencia de 10 de mayo de 2005 cuenta con insuficiente fundamentación, toda vez que en el análisis de los hechos probados se hace una descripción de los antecedentes de un derecho propietario del bien ubicado en la zona de Calacoto, señalando que habría una verdadera asociación delictuosa, sin embargo, el juez no determinó cuales son las cuatro o más personas que habrían participado en el hecho para llegar a la conclusión del tipo penal; c) que con relación a la acusación de fondo de Lourdes Aro de Cortez, el juez determinó que se fraguaron aprovechando la firma en blanco realizada en papeles sellados, extremos que tampoco cuentan con un respaldo lógico, probatorio y técnico para llegar a esa conclusión; d) dentro del título de fundamentación probatoria de la sentencia se incluyó a los imputados como testigos, lo cual vulnera los arts. 100, 196, 200 y 350 del Código de Procedimiento Penal, al ser incongruente que un imputado sea a la vez testigo, lo que vulnera su derecho a la defensa; e) se señaló que la acusación de Mónica Denise Candelaria Medina fue sustanciada con el accionar de René Rojas Peña en asociación con su poderdante y su acreedora, sin señalar a qué tipo de delito se encuadra o se incurre con dichas acciones de hecho, ocurriendo lo mismo con relación a la acusación de Lourdes Aro de Cortez que de igual forma no describe porqué se llega a la conclusión de que hubo abuso de firma en blanco ni cual la prueba que dirige a dicha acusación; f) existen dentro de la sentencia una carencia de análisis intelectivo en lo que se requiere para fundar una decisión en base a las reglas de la sana crítica, toda vez que el juez a momento de emitir una sentencia debe sustentarla con un razonamiento claro y concreto, extremos que no suceden en su caso y vulneran la doctrina legal aplicable establecida en el Auto Supremo Nro. 5 de 21 de enero de 2007, mismo que refiere a la exigencia de motivación y fundamentación de una resolución judicial; g) en su caso existe una condena por los delitos de estafa, estelionato, abuso de firma en blanco, falsedad ideológica y asociación delictuosa, sin embargo no se observa en la sentencia bajo que prueba llegó el juez a la convicción de que los imputados incurrieron con su actuar en los tipos señalados, pues sólo se describieron en la sentencia los hechos, careciendo de una subsunción de los hechos al derecho, incumpliendo la resolución de un razonamiento lógico y vulnerando la seguridad jurídica, extremos exigidos en el Auto Supremo Nro. 99 de 24 de marzo de 2005.

Concluye su recurso solicitando que el Tribunal Supremo de Justicia anule el Auto de Vista impugnado por la existencia de graves vicios procesales, inobservancia y defectos del mismo y en su mérito se disponga se dicte un nuevo Auto de Vista teniéndose en cuenta lo que dispone el máximo tribunal de justicia.

CONSIDERANDO: Para la admisibilidad del Recurso de Casación, resulta menester observar los requisitos establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los cuales son: a) interposición del Recurso de Casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado; b) invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente contradictorio invocado, a objeto de que el Tribunal de Casación establezca la contradicción, entendiéndose que ésta existe "cuando, ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincide con el del precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance"; como lo prevé y exige la última parte del citado artículo 416 del Procedimiento Penal, debiendo acompañarse como única prueba admisible copia del recurso de apelación restringida en la que se invocó el precedente.

De la lectura al Recurso de Casación interpuesto y el análisis efectuado de los antecedentes que cursan en obrados se arribó a las siguientes conclusiones:

1.- El Auto de Vista de Nro. 183/2011 de 15 de septiembre de 2011, fue notificado a los recurrentes René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza el 13 de octubre de 2011, a horas 10:15 y a horas 10:16 respectivamente (fs. 1191) y habiendo solicitado los recurrentes explicación, complementación y enmienda fueron notificados con la Resolución Nro. 205/2011 de 15 de octubre de 2011, a horas 17:00 del 16 de noviembre de 2011, y se interpuso el Recurso de Casación el 18 de noviembre de 2011 a horas 15:56 es decir dentro del plazo previsto por Ley, sin embargo, no anexaron la copia de la apelación restringida en la que conste que invocaron el precedente contradictorio.

2.- Ahora bien, si bien presentaron el Recurso de Casación dentro del término previsto por Ley (art.417 del Código de Procedimiento Penal) y señalaron los siguientes Autos Supremos en calidad de precedentes contradictorios, Nros. 5 de 21 de enero de 2007 y 99 de 24 de marzo de 2005, empero no fundamentaron en forma concreta la contradicción en términos precisos y no anexaron la copia del Recurso de Apelación Restringida en la que invocaron el precedente, en consecuencia al no cumplir con los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso resulta inadmisible, toda vez que no es suficiente referir y citar los precedentes contradictorios sino que esa formalidad se cumple con la debida motivación que indique de qué modo se presenta la contradicción con el Auto de Vista, es decir, que se debe demostrar ese hecho anexando al Recurso de Casación, la copia de la apelación restringida en la que conste que se invocó el precedente, en su caso y según corresponda, invocarlo en Casación con la debida argumentación sobre la contradicción que se alega en términos precisos, lo que no acontece en el caso de autos.

Al margen de lo mencionado, corresponde también dejar claramente sentado, que para el caso de que la Sentencia Nro. 015/2005 de 10 de mayo de 2005 (fs. 730 a 745) fuese insuficientemente fundamentada, los recurrentes debieron oportunamente impugnar aquel defecto a través de su recurso de apelación restringida, sin embargo en el aludido recurso (fs. 759 a 770) no se evidencia que los imputados hubiesen impugnado dicho defecto sino que se remitieron y conformaron en impugnar otros aspectos. Lo propio ocurrió en su Recurso de Casación (fs. 1024 a 1035) presentado el 23 de mayo de 2007, pues de la lectura de dicho Recurso se evidencia que el mismo adolece del reclamo referido a la falta de fundamentación de la sentencia, más aun, si se considera que los precedentes contradictorios invocados en el antes mencionado Recurso no concuerdan con los ahora invocados, siendo que para la interposición del anterior Recurso de Casación ya eran conocidos por los imputados, así se desprende en virtud a que el Recurso de Casación tal y como se mencionó fue presentado el 23 de mayo de 2007 mientras que los precedentes ahora invocados fueron emitidos con anterioridad (A.S. Nro. 5 de 21 de enero de 2007 y A.S. Nro. 99 de 24 de marzo de 2005, respectivamente) y por tanto pudieron en dicha oportunidad ser debidamente invocados al haber sido conocidos; en consecuencia, al no resultar atendible en esta etapa la denuncia de los recurrentes en virtud al principio de preclusión que por determinación del art. 16 de la Ley del Órgano Judicial opera a la conclusión de etapas y vencimiento de plazos y ante el incumplimiento de los requisitos establecidos en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal, corresponde la declaratoria de inadmisibilidad.

POR TANTO: La Sala Penal Primera del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial y art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por los recurrentes René Rojas Peña y Ana Yolanda Herrera Pedraza impugnando el Auto de Vista emitido el 15 de septiembre de 2011 (fs. 1179 a 1190) por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, en el proceso penal iniciado contra los recurrentes, con imputación por los delitos de estafa, estelionato, abuso de firma en blanco, falsedad material e ideológica, uso de instrumento falsificado y asociación delictuosa.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

FIRMADO: Dr. Fidel Marcos Tordoya Rivas (Presidente)

Dr. Jorge Isaac Von Borries Mendez

ANTE MÍ. Dra. Sandra Magaly Mendivil Bejarano