SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 998

Sucre, 11 de octubre de 2.006

DISTRITO: Santa Cruz PROCESO: Social.

PARTES: Mary Roca de Villagómez y otros c/ La Sociedad Accidental de Trabajadores Jubilados de la Caja Petrolera de Seguridad Social.

MINISTRO RELATOR: Dr. Juan José González Osio.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de casación de fs. 844-846, interpuesto por Daniel Toledo Justiniano, por la Sociedad Accidental de Trabajadores y Jubilados de la Caja Petrolera de Seguridad Social, contra el auto de vista Nº 397 de 9 de septiembre de 2004 de (fs. 839-841), pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz; dentro el proceso social que siguen Mary Roca de Villagómez, Margot Pareja Martínez, Rosalía Hurtado Sandoval, Melva Kauffman Montero, Edith Caballero de Arias, Albertina Salvatierra García de Arandia, Brizeida Aliaga Garrido. Estela Ortiz de Aldunate, Mery Maita de Rojas, Nila Rojas Ordóñez, Juana Rengel Roda y Luisa Zabala Osinaga de Leygue, contra la entidad recurrente, la respuesta de fs. 848-849, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso social, la Jueza Segundo del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, emitió la sentencia Nº 70 de 21 de junio de 2004 (fs. 781-786), declarando probada la demanda de fs. 23-26, con costas, ordenando a la entidad demandada proceda al pago de los aportes de capital social a favor de las demandantes, conforme la liquidación correspondiente a cada una de ellas inserta a fs. 786 vlta.

En grado de apelación, por auto de vista Nº 397 de 9 de septiembre de 2004 de (fs. 839-841), se confirma en todas sus partes la sentencia de fs. 781-786, con costas.

Que, contra el auto de vista, la entidad demandada, sin especificar si recurre en la forma o en el fondo, interpone recurso de casación, acusando la violación de los arts. 159, 163 primera parte y 169 del Cód. Proc. Trab. aludiendo las supuestas nulidades, contradictoriamente, solicita se case el auto recurrido y, deliberando en el fondo, se declare improbada la demanda, salvando los derechos de los impetrantes a la vía que corresponda, en la que deben cumplir las formalidades previas al pago o más bien devolución (precalificación, calificación y resolución), con costas, expresando que en el auto recurrido falta no sólo la motivación sino también las razones doctrinales lo que constituye otra causal de nulidad.

CONSIDERANDO II: Que, conforme la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho debiendo contener los requisitos enumerados en el Art. 258 del Cód. Pdto. Civ.; en el que debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación en la forma o en el fondo, lo que se extraña en este caso, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

Que, de la revisión del recurso, se colige que el recurrente no cumplió los requisitos enumerados en el inc. 2) del art. 258 del Cód. Pdto. Civ., porque si bien plantea el recurso, empero los argumentos expuestos carecen de justificación y fundamentación, porque se reducen a reseñar los antecedentes del proceso, reiterando aspectos de hecho ya valorados por los Jueces de grado, omitiendo precisar de que manera se infringieron las normas legales aplicadas en el fallo y mucho menos en que consiste la vulneración de sus derechos; por cuanto conforme establece la doctrina y jurisprudencia, éste recurso extraordinario, ya sea que se plantee en el fondo o en la forma, dada su distinta naturaleza y fines que persiguen, debe fundarse en los errores "in judicando" o "in procedendo" en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo identificarse imprescindiblemente las causales señaladas por los arts. 253 y 254 de la citada norma procesal, que hacen su procedencia, lo que no ocurre en el caso de análisis.

Que, en ese marco legal, lo expuesto en el recurso resulta insuficiente y hace inviable su consideración, porque impide a este Tribunal Supremo abrir su competencia.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en el inc. 1) del art. 60 de la L.O.J., arts. 271 inc. 1) y 272 inc. 2) del Cód. Pdto. Civ., aplicables por mandato del art. 252 del Cód. Proc. Trab., declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 844-846, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado, en la suma de Bs.- 500.-, que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Relator: Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Proveído: Sucre, 11 de octubre de 2.006

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.